Cada vez que hay una pregunta acerca de que tan grave es una quemadura, la persona que está quemada debe ser examinada por un médico. La profundidad de una quemadura puede ser difícil de determinar, especialmente cuando la quemadura es causada por la electricidad. Los factores que un doctor debe considerar para decidir si hospitaliza a un sobreviviente de una quemadura incluyen los siguientes:

  • Edad del paciente. Los niños de edades entre 5 y 20 años tienen la mejor recuperación de las quemaduras. Los individuos por encima de 70 años de edad casi siempre necesitan ser hospitalizados para el tratamiento de la quemadura.
  • Extensión de la quemadura. Los niños mayores y los adultos generalmente necesitan ser hospitalizados por quemaduras de segundo grado que cubren más del 15% de su superficie corporal. Los niños por debajo de los 5 años de edad generalmente necesitan ser hospitalizados cuando se queman más del 10% de su superficie corporal. La superficie corporal puede ser estimada con la "regla de los nueves" - la cabeza, el brazo derecho, y el brazo izquierdo contribuyen cada uno aproximadamente el 9% del total de la superficie corporal; cada pierna contribuye 18% (2 x 9); el pecho y la espalda contribuyen cada uno 18%; y las palmas de las manos contribuyen otro 1% cada una.
  • Profundidad de la quemadura. Una pequeña quemadura profunda puede no necesitar ser tratada en un hospital. Similarmente, una quemadura grande de primer grado típicamente no necesitará hospitalización.
  • Ubicación de la quemadura. Las quemaduras en áreas como los párpados, las manos, los pies, y la ingle pueden ser difíciles para que el paciente viva independientemente hasta que la lesión comience a sanar.
  • Condiciones médicas pre-existentes. Algunas condiciones médicas pueden empeorar muchísimo cuando hay una lesión por quemadura. Éstas incluyen diabetes, falla renal, falla cardíaca congestiva, y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Los pacientes con quemaduras con estas condiciones pueden necesitar ser hospitalizados cuando una persona sin una de estas condiciones no necesitaría serlo.
  • Otros traumas. Los accidentes que causan quemaduras a menudo causan otras lesiones que pueden requerir hospitalización.
  • Quemaduras eléctricas de bajo voltaje. Los choques de bajo voltaje (menos de 1000 voltios; las corrientes domiciliares son 110 o 220 voltios), además de causar quemaduras, pueden causar un disturbio eléctrico en el corazón que lleva a una "arritmia". Una arritmia es un latido anormal del corazón y potencialmente puede ser fatal. Las personas que recientemente han recibido un choque de bajo voltaje pueden realizarse un ECG. Las quemaduras de alto voltaje comúnmente requieren tratamiento en un hospital.